Eng 
  • Camel Collective inaugurará exposición individual en el MUAC

    By 23 January, 2017EXHIBICIÓN

    Artista: Camel Collective
    11 de febrero a las 12:00 hrs.
    Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), Ciudad Universitaria, Ciudad de México.

    Para el MUAC, Camel Collective presentará una obra nueva. La distancia entre Pontresina y Zermatt es la misma que la de Zermatt a Pontresina es un video de dos canales de 25 minutos con sonido, acompañado de una serie de dibujos y fotografías cuyo centro es una selección de cartas entre dos intelectuales judíos alemanes: Theodor Adorno  y  Herbert Marcuse. Las cartas abordan las posiciones divergentes de los pensadores sobre la potencia revolucionaria de los movimientos estudiantiles de 1969 en los EE.UU. y Alemania y las responsabilidades y obligaciones de los intelectuales en relación a la protesta y la acción directa. Esta obra investiga lo que significa encarnar o “tocar” la teoría. Los artistas preguntan qué papel puede desempeñar lo sensual en la brecha entre el texto y el mundo, o en otras palabras, entre la teoría y la práctica.

    Camel Collective ha tomado las últimas cartas intercambiadas entre los filósofos como la ocasión para continuar uno de los procesos centrales en  su práctica: la escenificación del aspecto material del trabajo intelectual y la revelación de  formas de trabajo ocultas en la mayoría de los modos de producción cultural. En el video el ilusionismo de la producción fílmica es evocado, al mismo tiempo que  los medios de producción de esa ilusión son expuestos. La narrativa se lleva cabo en el interior de la sala de sonido de los Estudios Churubusco, en donde un equipo de gaviras (o artistas de Foley) —quienes por definición nunca aparecen en escena— crean efectos de sonido en presencia de dos actores ciegos que leen las cartas de Adorno y Marcuse. En una serie de juegos, la imagen como producto sustituye a la imagen como producción y vice versa, revelando el interior del estudio de sonido, así como dos ubicaciones en donde los actores se desplazan: el Centro de la Ciudad de México y El Bordo de Xochiaca. Los artistas crean un dispositivo que multiplica los  planos no solo visuales sino sobre todo sonoros, en el que la diferencia entre sonido “real” y el efecto de sonido se desdibuja y complejiza. La apuesta de Camel Collective es que el despliegue de una multiplicidad de planos sonoros puedan  tanto revelar los juegos de máscaras, como actualizar la relevancia de los argumentos que contienen las cartas, al tiempo que presentan el arte y la singularidad laboral del sonidista.

    Fuente: muac

    Leave a Reply